Vegan Outreach México

 

Nos paseábamos por el Bazar La Veganería cuando nos encontramos con cuatro jovenazos llenos de bríos, energía y buenas intenciones para con los animalitos. A nosotros la gente sonriente nos parece muy sospechosa, así que nos los llevamos a lo oscurito para interrogarlos y quitarles sus tacos.

img_9227– ¡A este par ya lo conocemos, pareja!
– ¡No, no! Mire nomás, el pelo de la jovenaza es de diferente color!
– Se lo cambia, pareja. Por eso nadie lo quiere, no se fija en los detalles.
– Está bien, pero que nos digan sus nombres. Usted, la de la greña azul, denomine su denominación.
– Yo me llamo Jos y él se llama Pancho, nos pueden encontrar en mesas informativas en bazares y eventos veganos.
– También repartimos volantes en universidades. Poli ¿Me regresa mi bufanda? Ya vienen los tiempos de frío 🙁
– Quisieras, bigotitos, se queda para Miguelito. Usted se queda con la rosa, pareja.
– ¡Mi color favorito!
– Libérelos ya, no vayan a decir que abusamos de nuestra autoridad. ¡Ustedes, los grandotes! ¡Véngase pa’cá!
– ¡Tienen acento norteño, pareja!
– ¡Muy sospechoso! A ver ¿qué esconde aquí?
– Oficial, buenas tardes, antes que nada déjeme agradecerle por su entusiasmo e interés en nuestra labor. Me llamo Emmanuel Márquez y somos activistas para la organización Vegan Outreach. Esta señorita y yo nos dedicamos a informar a la población sobre todos los cambios de hábitos que pueden hacer para ayudar a los animales. El bulto que ve acá son un montón de folletos veganizantes y alentadores. Tenga, le regalo uno y lo invito a que participe con nosotros. ¡Una sola persona puede hacer una gran diferencia!

 

14224911_10154486346593703_6421897762843405690_n
Aquí están con los muchachos duchos y truchos de Movimiento Ecológico por los Derechos Animales. FOTO: VEGAN OUTREACH MEXICO

 

– ¡Qué muchachito tan elocuente y bien portado! Pareja, lo voy a dejar ir.
– Ella no se queda atrás, pareja. Dice que se llama Katia y solita repartió ¡6 mil 400 folletos en un día! Además, mírela repartirlos, qué porte, qué estilacho. Uno podría aprender mucho de este par, y de paso, salvar la vida a muchos animales.
– Así es oficiales, por cada 100 folletos que uno reparta, dos personas se harán vegetarianas. Yo soy muy introvertida y me costaba trabajo hacerlo, pero cuando pienso que es por los animales, pues vale la pena la pena… ¡Por cierto! ¿por qué no se apuntan en nuestro programa Mentor Vegano? Podrán ayudar a otros a dar el paso.
– ¿Yo? ¿Ser mentor de alguien? *se le llenan los ojos de lágrimas*
– Pareja, iba a usar esta cámara para grabar nuestro abuso e impunidad, pero mejor que nos enseñen cosas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *