Deportistas veganos: Entrevista con Kary Veggie, primera parte

 

Karina Lizeth Cázares Rojo, o Kary Veggie, como ya la conocen muchos en el mundo del fisicoconstructivismo, acaba de cumplir 36 años y se siente mejor que nunca. Nació en Mexicali, Baja California, donde ha radicado toda su vida. Es arquitecta, orgullosamente vegana  y recientemente obtuvo su primera victoria en la categoría de bikini. A nosotros ya nos dio hambre de solo pensar en todo el ejercicio que hace, vamos por una botana, ¡ñam, ñam, ñam!

¿Cómo empezó tu camino hacia el veganismo?

Yo, al igual que mucha gente, veía muy normal ir al mercado y pedir kilos de carne, pollo o pescado; en tu mente no visualizas que lo que llevas a tu plato es un ser sintiente. Desde niño te enseñan que es la ley de la vida y te hacen creer que lo correcto es verlos como objetos.

Nunca olvidaré el momento en que mi hermana, que ya era vegetariana, me dijo que los animales tenían que sufrir y ser sacrificados para que llegaran a mi plato. Le contesté: los quiero pero jamás podría dejar de comerlos, amo los tacos al pastor.

Cuando fui universitaria quise ser vegetariana, pero me enfermé en el intento, así que volví a comer aves y pescado. El problema no era serlo, sino que no supe balancear la comida. ¿Cómo no enfermar si vivía a base de quesadillas de tortilla de harina? Sin verduras ni fruta. La verdad no tenía nada de información, solo creía que se dejaba la carne y ya.

Ese inter como vegetariana me sirvió para estudiar mucho y darme cuenta que definitivamente debía de dejar los derivados animales, por ética hacia ellos, por salud y por el planeta”

Saliendo de la universidad busqué grupos de protección animal para ver en qué podía ayudar. Esto me hizo aún más sensible con el tema de comer animales, pero nunca pensé en ser vegana, en mi mente creía que no era tan malo consumir derivados animales pues con eso no causaba su muerte. Pero qué equivocada estaba. Yo ya pasaba de los 30 años y empecé a notar que mi metabolismo ya no funcionaba como a los 20, a pesar de que creía comer lo mas saludable posible y entrenaba duro, los resultados en mi físico ya no eran inmediatos, así que me propuse como meta competir, sin saber siquiera lo que significaba.

¿Cómo te alimentabas cuando comías animales y entrenabas?

Quería verme más atlética e inicié un régimen de pescado, queso panela y yogurt como proteína. Me suplementaba con L-carnitina, Omega 3, proteína de suero de leche y aminoácidos. Cerca de llegar a la meta incrementé la cantidad de pescado requerida para mi competencia y me sentí muy culpable de consumirlo solo por tener un mejor físico. A partir de ahí, hice la promesa de no volver a competir si no era vegetariana.

¡Qué bien! Esta actividad parece rendirle culto al consumo de proteína animal ¿fue difícil encontrar el soporte de otros?

Ufff… pues ahí empieza todo, el entrenador no quería apoyarme porque no creía que una persona que no comía carne pudiera tener resultados. Busqué opciones y el único nutriólogo que me daba régimen vegano no tenía ni idea de cómo enfocarlo al culturismo. Para mi fortuna, mi entrenador, que tiene años de experiencia en el fisicoconstructivismo, inició la licenciatura en nutrición; una maestra lo orientó y es cuando me dijo que lo haríamos. Empecé a buscar todos los suplementos que me pedía en versión vegetariana, pero casi todos eran encapsulados y los veganos eran difíciles de conseguir. En esa búsqueda revisaba los compuestos de los suplementos veganos y me di cuenta que podía suplementarme naturalmente, con productos naturales y libres de tanto químico.

Ese inter como vegetariana me sirvió para estudiar mucho y darme cuenta que definitivamente debía de dejar los derivados animales, por ética hacia ellos, por salud y por el planeta; así que me preparé un año, de ninguna forma podía darme el lujo de equivocarme, porque esto podía dar pie a que la gente pensara que no era posible ser una atleta de alto nivel bajo un régimen vegano y natural, me di cuenta que si lo lograba podía provocar inquietud y así las personas se darían cuenta que son muchos los efectos positivos si somos más compasivos con los animales.

¿Conoces a muchos veganos en tu estado?

De hecho tenemos un grupo llamado Vegetarianos y Veganos de Mexicali, va para 2 años de haberse formado y procuramos reunirnos una vez al mes para compartir platillos, intercambiar ideas y recetas. Incluso ya se han organizado paseos y cursos.

Se publica el evento en redes sociales para invitar a la comunidad a que conozca nuestro sazón y se den cuenta de lo delicioso y saludable que es.

 

6785_1675604289377712_3444238869683245978_n

 

¿Y a otras competidoras veganas?

Me di a la tarea de buscar a otros fisicoconstructivistas veganos, pero encontré que todos eran extranjeros, la mayoría de ellos hombres que vivían en lugares donde esta cultura está mucho más avanzada y tenían la facilidad de conseguir muuuchos productos fácilmente. A pesar de todo, esto me sirvió para motivarme y tomar ideas para adaptar mi régimen de acuerdo a mi entorno.

Con quien más he tenido comunicación es con Arvid Beck, culturista natural y vegano de origen alemán, él me ha inspirado muchísimo. Recientemente conocí también por redes sociales a Nicolas Zúñiga, de Chile; a ambos los admiro muchísimo y son gran inspiración para mí, hay muchos otros pero con ellos es con quienes he tenido mayor empatía.

 

13644108_10154006191868791_393008319_n

Sigan pendientes para leer la segunda parte de esta entrevista, mientras tanto, conozcan más a Kary a través de sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *