Veguísima: comida criminalmente buena

 

Estaba un día la policía vegana aventando bolitas de papel remojadas en saliva cuando…

* Bss… bsss… atención a todas las unidades veganas, atención a todas las unidades veganas, avistamiento de sospechoso en fuga, repito, avistamiento de sospechoso en fuga*

– Vámonos, que hay un 27 en proceso, parej… ¡Ah, chirrión! ¿Y usté quién es?
– El nuevo
– ¿El nuevo qué?
Elnu Evo Vargas, para servirle a la Polecía Vegana y a todos los animalitos de la creación.
– ¡No! Yo trabajo solo, la última vez perdí a mi compañero en la línea del deber…
– ¿Cómo?
– En la línea verde del metro, se lo llevó una ola de godínez que salía del vagón y ya no lo volví a ver.
-… Sí me habían dicho que era usted repayaso. Enfilémonos al lugar de los hechos, esta es la foto del sospechoso:

rolo
¡Parece estrella de cine!

 

– Se me hace conocido. ¡Pero claro! Es el que tenía un lugar en el Bazar Vegano y Artesanal. ¿O sea que ya nos dejó sin ceviches veganos? ¡Vamos por ese prófugo, Elnu!

* Se suben al metro, Elnu hace sonido de sirena*

Bsss… bsss… Arribando a Pachuca 59-B, en la colonia Condesa, nos encontramos a dos masculinos y una femenina. Uno de ellos se parece mucho al sospechoso. A ver ¿Es usted Rolando El Sabroso, líder de la pandilla Veguísima?
– El mismo que cocina y calza, pero ¿de qué se me acusa? Porque podrían ser muchas cosas, entonces mejor me espero a que usted me diga ¡gulp!
*zape*

– ¡Cállese! ¡Aunque haya dejado de distribuir tostadas y cocteles queremos nuestro moche de comida! ¿Cómo la ve?
– La veo morada, poli, deje de ahorcarme y permítame explicarle, por favor. Yo no me di a la fuga, lo que pasa es que ya abrí mi local hace un par de semanas, ahora tengo más variedad gastronómica y música buena ondita. Mire qué diseño tan bonito, es porque antes era yo director de arte, pero cuando nació mi hijo decidí dejar de ser un godinazo. Me seguiré apareciendo de vez en cuando en el Bazar Vegano y Artesanal para que la gente sepa de la sabrosura que es ser vegano.
– A ver, Elnu, tómele la declaración.

*saca la libreta y apunta*
– ¿Cómo funciona esto, joven de la mirada aborregada?
– Pues mire, usted puede elegir entre cualquiera de los deliciosos guisados que ven aquí y retacarlos en una tortilla, un bolillo o una tostada. Todo aderezado con salsita de la casa, mayonesa Yerbabuena, que también vendemos aquí por si le quiere echar a sus elotes; aguacate y ajonjolí ¡para que se den grasa! ¡De la buena!
Ñam ñam, ya me dio hambre ¿Y qué platillos tiene?
– Hay tinga de col y zanahoria, barbacoa de berenjena, hongos al ajillo, aguachile de setas con pepino, chile relleno de garbanzos con quinoa y otras ricuras. Lo veo muy acalorado, tómese esta agüita del día, es de jengibre con piña.
– ¡Qué fresca está! Esos hongos me están haciendo ojitos, hágame dos tostadas ya que anda por aquí.

Principal
Tienen derecho a permanecer babeando :9

– ¡Jijo, qué deliciosas están! Los hongos están carnositos y jugosos. Rolando, me cae usted muy bien, sobre todo porque el agua tiene refill.  Lo vamos a dejar ir, pero prepáreme dos tortas para el camino. Esta profesión es muy cansada.
– Sí, estar comiendo todo el día ha de ser bien difícil, yo nomás me despierto diario a las 6 de la mañana a cocinar.
– Estamos hablando de mis penas, no de las suyas ¿Y esa cosa verde, crujiente y olorosa a bosque que tiene por allá? ¡A ver, saque! Ya decía yo que esa hojita del logotipo se veía muy sospechosa.
– Pero si es de cilantro. Y la cosa verde y olorosa es kale deshidratado, pruébelo. Este es de limón y aceite de oliva, a este le pusimos guayaba… nomás no se lo coma todo, oficial.
– Es su culpa, ¿para qué lo prepara tan rico? Ya nos tenemos que ir. Deme otra tostada, usted recomiéndeme una.
– Se la hice de aguachile de pepino con setas.
– ¿Me va a picar mucho, oiga? Es que ando malo de la panza
– Quizás a la salida, mi poli, pero lo que importa es el presente ¡dense grasa!

¡Frescura para los días de calor!

 

Veguísima3
Para el camino, una tortita de tinga con barbacoa ¿quién dijo que ser vegano es un sufrir?

*Mientras se comían sus tortas*

– Elnu, aprendimos muchas cosas hoy.
– ¿Ah sí? ¿Como qué?
– Que incluso un gran bandido se puede convertir en un humilde vendedor de comida rica y chabocha. Que la berenjena puede engañar y encantar a cualquier comecarne y que… ¡que tiene usted un nombre muy feo!
– Pero ¿cuál bandido? Si le dijo que no se había fugado, que nomás abrió un local ¿Es sordo o qué? Le doy la razón en algo: estaba todo de rechupete. Y muy barato también, menos de $100 por persona, no sé por qué me dijo que no le alcanzaba ¿sí me va a pagar, verdad?
– Tantas cosas que aprendimos, Elnu Evo, tantas cosas…

Vegui_ssima_
¡Qué astucia! ¡Qué rapidez! ¡Cuánta veganosidad!

 

¡Denle like a su página de Facebook y visítenlos a la de ya! ¡O los encajuelamos!

Screen Shot 2016-07-11 at 15.52.38

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *