El Súper Vegano: Lasaña vegana feat. CubRon

Como no conseguimos chef, presentamos a CubRon, el robot vegano.

Este es CubRon:

lasana01
“Hola humanos”

Es vegano porque es de madera e hilo. Tampoco come animales. A decir verdad no come nada ¡sean como CubRon!

Quisimos probar dos productos que nos encontramos en Mr. Tofu: uno es el Ground Beef Style, de la marca Tofurky y el otro es el Mozzarella Style Shreds, de la marca Daiya. En un principio los íbamos a echar en una tortilla y a comerlos como bárbaros, pero decidimos hacer una lasaña, para lucirnos ¡Vamos CubRon, presenta los ingredientes!

lasana02
Ambas cosas nos costaron 150 pesitos

Para completar, compramos unas láminas para lasaña baratísima en el super que no traía huevo, ni nada: 20 pesos el paquete. También necesitarán lo que encuentren en el refri: nosotros teníamos unas setas, cebolla, ajo y para acabar, un frasco de salsa de tomate de 30 pesos. Es decir, que toda esta comida nos salió en 220 pesos, aprox. Más barato que ir al restaurante, sin duda.

Creemos que lo importante es el queso. Daiya tiene varios estilos:

lasana03
Este es mozarella y ganó algún premio desconocido (eso dice la etiqueta) ¡bájate CubRon!

 

lasana04
“¿Seguros que no tiene leche de vaca?”

¡JA JA JA! ¡No CubRon! ¡No tiene leche de vaca! Es muy suavecito al tacto y se gratina fácilmente.

Hay que preparar la salsa. Para ello acitronamos cebolla, ajo, le echamos las setas y luego el Ground Beef Style. Por último, la salsa de tomate. Hay que decir que este producto tiene muchos condimentos. Tal vez es porque nuestro paladar vegano come regularmente verduras o tal vez es porque no estamos acostumbrados a sabores intensos, pero esta combinación fue… demasiado para nosotros. Está buena, eso sí, pero sabe muy intenso.

lasana05
“¿Todo esto se van a comer?”

Tuvimos que echarle zanahorias. Eso sí, spoiler alert, por alguna razón da mucha sed después de comer. Y no de la que se calma con cervezas: esto es porque el producto tal vez tiene mucha sal. En fin, sigamos…

En un refractario hicimos la lasaña como nos enseñó nuestra mamá: una capa de pasta precocida, una capa de guisado, queso y más zanahoria. Repetimos el proceso tres veces. No te hagas, robot, échanos la mano:

lasana06
“¿Y para esto me fabricó Skynet?”

Lo metimos al horno, tapado con papel aluminio durante 25 minutos, a ñiñiñiñiñi grados centígrados. No sabemos a cuántos grados, le ponemos toda la flama, somos unos cocineros desobligados ¡ja ja ja! ¡Ya empieza a oler rico!

¡Y taráaaaan!

lasana07
¡A COMEEEER!

Nos quejamos, nos quejamos, pero sabe deliciosa. El queso Daiya se derrite con facilidad, el guisado salió bueno. Nos comimos medio refractario en una sentada y eso que lo queríamos guardar para llevarnos de lunch Godínez. Ni modo, ahí será para la otra. Acompáñese de una ensaladita de lechuga o inviten a sus amigos omnívoros para demostrarles que se pueden preparar cosas deliciosas sin gastarse media quincena. ¡Gracias CubRon!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *